Si te llamo compañero es porque lo eres, porque elegiste la Medicina con una firme vocación de ayudar a los demás. Cuando dos médicos se miran a los ojos reconocen algo en el otro, saben que el que tiene delante pasó muchísimas horas delante de libros, otras tantas en laboratorios de anatomía, de bioquímica, y muchas más a los pies de la cama de personas enfermas, en numerosas ocasiones acompañándoles hasta el final de su vida. Siempre queriendo entender el por qué de la enfermedad, siempre maravillados de la naturaleza humana.

Después de esto tan poético, te encuentras con el engranaje de los sistemas sanitarios, con el día a día, con el contacto directo y continuo con lo más mísero y lo más sublime de las personas…. y, por lo menos en mi caso fue durante un tiempo, a veces acabas convirtiéndote en un mercenario, prostituyendo tus conocimientos y tu tiempo, inconscientemente,a merced de una medicina que en ocasiones antepone su propio lucro al bien último del paciente.

Dentro de las posibilidades de cada uno, creo que debemos retomar la ilusión inicial, la vocación, en definitiva, la dignidad, que nos  han arrancado a base de burocracia, de protocolos estrictos e inquebrantables basados en estudios y ensayos clínicos (puede que  a veces con dudosos intereses detrás de ellos y hechos por personas que no tienen delante al paciente, a su familia), de horarios interminables, de recortes, etc… síntamonos de nuevo orgullosos de lo que hacemos, ayudando a los demás con honestidad. Tengo la certeza de que así nos ayudamos a nosotros mismos también.

Mirémonos el ombligo antes de criticar a los demás, los médicos tenemos una gran responsabilidad para con la sociedad, y un gran poder. Nos hemos dejado y nos dejamos manipular, no voy a decir más, cada uno que mire dentro de sí.

La Medicina Basada en La Evidencia es una gran herramienta. Nos dice lo que sirve y lo que no sirve, nos da estadísticas y números para que nos sintamos seguros de quienes somos, de dónde venimos y  a donde vamos, para poder darle al paciente las expectativas reales, en datos estadísticos. Por un lado esto está bien, para no perdernos en  el bosque, y por otro, puede no estar bien si nos creemos que esto es “lo único” y , amparados en esa seguridad, nos negamos a ver más allá. Para mí, ahí está el gran error. Ante algo que no está demostrado según la MBE, es tan poco científico aceptarlo a pies juntillas como criticarlo sin conocerlo. Como dicen los anglosajones, “open your mind”. Sin esto, no hay avance posible.

Con todo mi amor

Dra. Nuria Heredia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: