Hoy en dia se está poniendo tan de moda el término detox que muchos nos apuntamos a ello con el mismo frenesí al que nos enfrentaríamos a cualquier otra actividad que nos propusiera  un poco de bienestar, incluso un poco de glamour… Semana detox en Bali, fin de semana de ayuno en contacto con la naturaleza.. etc. Todo esto es fantástico, siempre que forme parte de un plan integral , y no nos pongamos a hacer una detoxificación de forma totalmente tóxica, olvidándonos de lo obvio: que lo principal para desintoxicarse es dejar de intoxicarse. 

Lo cierto es que nunca antes en la historia de la humanidad existió esta situación. El desarrollo de la industria que tantos beneficios ha traído, deja ver en estos momentos la peor de sus consecuencias, generando miles de sustancias químicas de todo tipo, que entran en contacto con nuestro organismo en cantidades elevadas.

Lo cierto es que nuestros abuelos no tenían contacto con estos compuestos, de forma que es probable que no nos haya dado tiempo en tan pocos años a adaptar nuestros organismos para metabolizar y eliminar tal cantidad de tóxico junto.

Dejar de estar en contacto con tanta sustancia nociva, aunque parece evidente,no resulta  nada fácil, ya que supone un cambio de hábitos, y los cambios de hábitos tienen su cosa.

Por otro lado, hay fuentes de contaminación tan integradas en nuestra vida diaria que ni las percibimos, como el plástico, presente en utensilios de cocina, dentífricos y otros.

Si pretendes empezar a eliminar lo que probablemente lleve años acumulándose en tu cuerpo serrano, ármate de paciencia y prepárate para oír a los que te acusen de “friki” cuando sólo quieras comer verduras ecológicas o usar sartenes sin teflón . Además, piensa que probablemente tendrás que mantener tu postura  para siempre, así que mejor paso a paso, con pequeños avances cada vez, en vez de hacer un detox de fin de semana para luego volver a la comida precocinada y envuelta en plástico.

Pero se puede decir  NO a la contaminación, el plástico, los agrotóxicos, los alimentos demasiado procesados o con demasiados aditivos artificiales. Y también negarte a las actitudes propias y ajenas de carácter tóxico y con esto no me refiero sólo a costumbres sinó a pensamientos y emociones (esto también es difícil, lo sé muy bien, pero “we can”).

Muchos ánimos en el camino,

earth-ed35b40f21_1920

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: