Dra Nuria Heredia

Aunque como ya os comenté en el post qué es la homeopatía, la homeopatía contempla al ser humano por completo y precisa muchos datos para el diagnóstico y tratamiento,  Algunos medicamentos homeopáticos, son útiles en casos puntuales, para primeros auxilios, a dosis bajas. Merece la pena tener en casa algunos de ellos.

Se pueden usar  a cualquier edad y no son incompatibles con otros medicamentos.

Os adjunto una pequeña lista con los que yo considero imprescindibles tener a mano, por su utilidad  muy común. Os recuerdo que, aunque sean plantas medicinales, estamos hablando siempre de diluciones homeopáticas (por eso os especifico la dilución 30 CH, que para simplificar os he puesto que se puede usar en estos casos agudos), no de dar la planta de forma alopática.  Leer Más

Queridos lectores,

Os voy a explicar las principales diferencias entre la alopatía, o medicina convencional (la más usada en occidente) y la medicina homeopática. No se trata de considerar una medicina mejor que la otra , en mi opinión medicina no hay más que una, lo que pasa es que nos faltan conocimientos científicos para saber  integrar todo. De momento son dos formas de acercarse al paciente y a su dolencia con visiones diferentes. Quiero que tengáis la información para que vosotros mismos valoréis.

1)      Concepto de la enfermedad:

La alopatía considera la causa de la enfermedad de tipo mecánico (algo físico, visible, medible, tangible), como un agente infeccioso, una alteración bioquímica o celular, etc. Esa causa mecánica origina la enfermedad  en un lugar del cuerpo, y son esos síntomas y esa causa la que hay que tratar.

 La homeopatía considera la enfermedad y sus síntomas una manifestación u alteración que afecta a todo el organismo, incluyendo cuerpo y mente, y la forma de percibir el entorno y tu vida. Considera que es todo el organismo el que enferma, afectando a su forma de ser, de sentirse y de expresarse en su totalidad.

2)      Tratamiento:

Atendiendo al punto anterior, los medicamentos alopáticos son y actúan de forma mecánica. Son partículas medibles químicamente, que actúan sobre receptores presentes en el organismo, que producen un efecto  medible, sobre la  causa, también mecánica.

El medicamento homeopático es mucho más difícil de detectar y medir con los instrumentos de medida.

3)     Filosofía

La alopatía se basa en el principio de los contrarios ( contraria contrariis curantur) , por ejemplo, si tienes un dolor de cabeza, se da un medicamento que elimina ese dolor.

La homeopatía se basa en el principio de similitud (similia similibus curantur),siguiendo con el ejemplo, si tienes un dolor de cabeza, se da un medicamento que a una persona sana le ocasionaría un dolor de  cabeza muy parecido, si lo tomara.

4)    Toxicidad y efectos secundarios

  Los medicamentos alopáticos tienen su parte de toxicidad. Tienen que ser metabolizados y eliminados por  hígado y  riñón, y casi sin excepción, presentan efectos secundarios o colaterales, así como interacciones e incompatibilidades entre ellos.

Los medicamentos homeopáticos no presentan toxicidad. Es muy raro un efecto secundario y son perfectamente compatibles con los medicamentos alopáticos.

5)     Experimentación

La alopatía  experimenta con animales y personas y se basa en la Medicina Basada en la Evidencia, sólo aceptando como válidos tratamientos demostrados estadísticamente efectivos.

En sus inicios , La homeopatía no experimenta con animales, no somete a ningún ser vivo a estudios con fármacos hasta ver donde llega el límite de la toxicidad, se basa en la “experimentación pura”, o los “provings”, donde grupos de personas toman el remedio homeopático y se anota cuidadosamente los síntomas que presentan, para así, cuando un enfermo desarrolle un cuadro similar, poder administrarle ese remedio. Actualmente existen estudios de experimentación interesantes.

Espero que esta información os ayude y aclare las dudas

Dra Nuria Heredia

 

 Estimados lectores,

Esta es una cuestión difícil, la cuestión despierta interés y me encuentro frecuentemente con pacientes, incluso médicos, que no saben lo que es la homeopatía, o cómo empezó a usarse.

Voy a intentar resumir sus orígenes de forma muy resumida.

Es imposible hablar de homeopatía sin nombrar al médico alemán Samuel L. Hahnemann (1755-1843). Él, antes de que se descubrieran siquiera los microorganismos, consideró a su entender que en la enfermedad era inútil tratar de eliminar los síntomas sin tener en cuenta , que la enfermedad afecta a todo el ser humano y no por partes, y por lo tanto había que curar al todo y no a la parte.

Decepcionado de la medicina de su época, traducía textos de medicina clásicos. Así se reencontró con un viejo concepto, que ya Hipócrates, y posteriormente otros, habían formulado e incluso empezado a practicar, la base de la homeopatía: similia similibus curantur, es decir,que se puede curar a alguien de una enfermedad, dándole lo mismo que a una persona sana le causaría esa misma enfermedad, o por lo menos esos mismos síntomas.

Basándose en esta teoría empezó su experimentación con la quina, la corteza de un árbol que se da para curar la malaria (hoy sabemos que contiene el antibiótico llamado quinina); Pues bien, él, tras empezar a tomar quina, apuntaba TODO lo que iba experimentando : tanto desde el punto de vista físico como psíquico. Así empezó a experimentar síntomas similares a una malaria, y esto le reafirmó en su teoría.

Sólo se trataba entonces, de apuntar cuidadosamente TODOS los datos del paciente y su enfermedad, y darle el remedio que a él, (y alguno de sus discípulos, que empezaron a ser muchos), les había ocasionado los síntomas más parecidos al experimentarlo. Así empezó a usarse la homeopatía en sus inicios.

El Dr. Hanneman siguió experimentando sustancias, tanto vegetales, como minerales y animales. Obviamente, algunas de ellas, como los venenos de serpiente, eran venenosas, así que las diluyó. Pues bien, observó también variaciones en el efecto según el grado de dilución, y empezó a diluir todo, no solo lo tóxico, y así se gestó el segundo gran precepto de la homeopatía, dar la mínima dosis posible.

El Dr Hahnemann observó que se curaban antes y mejor los pacientes a los que iba a visitar a caballo, y dedujo que el agitar el remedio debía conferirle más potencia, y empezó a agitar todas las preparaciones, eso, hoy en día se llama sucusión, y es imprescindible al preparar el medicamento homeopático.

Esto, va sumado a un enfoque algo distinto de concebir el por qué se enferma, teniendo un enfoque en el que se tienen en cuenta factores como la historia vital del paciente y su personalidad entre otros.

Hoy la ciencia ha evolucionado mucho desde los tiempos del Dr. Hanneman, y se conocen los microorganismos patógenos, y muchos otros datos a nivel bioquímico y biológico en cuanto a la etiología de las enfermedades, sin embargo sus bases y aportaciones han servido enormemente para desarrollar este enfoque de tratamiento.

Aquí van algunos links de interés por si os ha gustado tantísimo que queréis más información.

Os dejo con la foto del monumento a Samuel Hahnemann en Leipzig, Alemania.

Dra. Nuria Heredia

Estimados blogueros,

Se han terminado los tiempos de asumir que tu cuerpo es una máquina de afinado funcionamiento, y que el médico es un mecánico que la tiene que arreglar. No somos máquinas, a mi entender, y al de muchos más, somos seres vivos de compleja organización, que formamos parte de otros sistemas todavía más complejos. Todo nuestro organismo enferma de una vez, no por partes, no se puede tratar al cuerpo olvidando a la mente, no se puede ver sólo un órgano sin entender que está en un ser vivo, no se puede olvidar la familia, el trabajo, las relaciones, etc… a la hora de entender a un ser humano que perdió su estado de salud.

Creo que todo y todos estamos de alguna manera conectados. La ciencia, que siempre va más lenta que la intuición, empieza a darse cuenta de esto. Cada uno tiene que asumir la responsabilidad de su estado de salud y de su propia curación, la medicina no es un dogma ni tampoco una ciencia exacta. Voy a ir dando claves para intentar ayudar a cada uno a encontrar su máximo estado de salud y bienestar en la vida. Así como algunos datos sobre hallazgos científicos que pueden precisar un cambio de conceptos.

A este señor lo voy a citar más veces porque encuentro que muchas de sus teorías encajan ahora perfectamente ¿ahora? ¡Sí sí, ahora!:

“Hipócrates, el Asclepíades, dice que la naturaleza, incluso el cuerpo, sólo puede entenderse como un todo. No debe tratarse al cuerpo sin el alma y ese es el motivo de que los médicos helenos ignoren cómo curar muchas dolencias (…) el gran error de nuestro tiempo al tratar el cuerpo humano es que los médicos separan el alma del cuerpo”

Platón  (Atenas, 427-347 a.C.)

Con todo mi amor

Dra. Nuria Heredia

A %d blogueros les gusta esto: